Llamanos

0348 4514718

Escribinos

dezorzipropiedades@gmail.com

Rango de precios: Desde Hasta

Compare Listings

Espacio neutro. La despersonalización no consiste en convertir el espacio en un lugar frío y vacío sino en conseguir que los potenciales compradores se sientan cómodos en su visita al inmueble y la atención se fije desde el primer segundo en el inmueble y no en las cosas. Para ello, es necesario retirar las referencias personales como colecciones, crucifijos, cuadros y fotos y crear un ambiente neutro con un estilo universal que pueda para gustar al mayor número de personas.

Iluminación. Un espacio luminoso crea buenas sensaciones al comprador. Ganar luz en una vivienda es sumar puntos a la hora de venderla. La carencia de luz natural se puede compensar con una buena iluminación artificial y algunos trucos en la decoración del espacio. Podemos conseguirlo de varias maneras: poner luz cálida y subir las persianas, correr las cortinas gruesas a la hora de realizar una visita, retirar los tejidos oscuros de camas y sofás, pues restarán peso visual al conjunto. Las paredes en blanco y los muebles claros son siempre una apuesta segura: aportan frescura y luminosidad en cualquier espacio.

Orden. El orden será tu mejor carta de presentación ante los futuros compradores.  Para dar una mayor sensación de amplitud, evita la acumulación de objetos en las habitaciones. El exceso de muebles en las habitaciones la oscurece y envejece y hacen que se vean más estrechas de lo que son en realidad.

Limpieza. Realiza una limpieza profunda de la casa y pon especial atención en la cocina y en el baño. Evita los malos olores a toda costa: mantener bien ventilada la cocina, encender una vela de olor lo más liviana posible o hacer café, son trucos que pueden jugar a nuestro favor.

Reparaciones. Una pequeña inversión en arreglos supone un aumento de valor que compensa. Revisa la cisterna, cambia enchufes y examina los grifos. Si estos elementos están muy anticuados, sustitúyelos por nuevos y el precio de tu vivienda se revalorizará. Tan importante es el interior como el exterior. Si se trata de una vivienda unifamiliar, repara cualquier grieta o mancha de humedad, recorta el césped, limpia la piscina y chequea la iluminación exterior.

Organización. Los espacios totalmente vacíos parecen más pequeños. Por el contrario, las habitaciones repletas de muebles no ofrecen una primera impresión adecuada. Redistribuye los muebles para encontrar el equilibrio y crear un espacio funcional. Podemos empezar por eliminar muebles y auxiliares que ocupen demasiado espacio o estén ubicados en lugares de paso como pasillos o en la entrada.

Decoración.  Crea un ambiente agradable pintando paredes y los techos eligiendo tonos neutros y luminosos. El blanco, el beige o el gris nunca fallan y pueden encajar con distintos tipos de muebles y objetos decorativos. Presta atención a los pequeños detalles que despertarán sensaciones positivas: compra unos cojines nuevos que armonicen con los colores de la pared, unas toallas limpias y mullidas o un bonito jarrón de flores. Mantén una

Temperatura. Quien entre en la vivienda debe sentir que es agradable entrar en ella. Nada hay que provoque más rechazo que entrar en una casa helada en invierno o en un horno en verano. Si hace calor en la calle, intentar mantener la casa fresca. Si por el contrario hace frío, es aconsejable poner un poco la calefacción: todo para que los posibles compradores se sientan cómodos.

Cocina y baño. Un buen equipamiento en el baño y la cocina justificará el precio de la casa y dará mayores garantías al comprador. Revisa los azulejos para reparar grietas y, si fuese necesario, utiliza una pintura especial y dale otro color a estas estancias.